Maestro Justo Dieguez: “El método Keysi le mostró al mundo una nueva manera de ver el combate”

«El Maestro Justo Dieguez, instructor español, quien puede decir con total seguridad que tiene como alumnos a Batman y James Bond y no quedaría ni como un loco ni un mentiroso!”

“¡…les presento al Maestro Justo Dieguez, instructor español, quien  puede decir con total seguridad que tiene como alumnos  a Batman y James Bond y no quedaría ni como un loco ni un mentiroso!” Mediados del 2000, apogeo de la trilogía del Caballero Oscuro de Christopher Nolan: Con esas palabras  lo presentaba en un programa de radio donde quien escribe, trabajaba como columnista de cine.  Los films protagonizados por Christian Bale rompieron en su momento todas las taquillas, por lo que contar en el programa (aunque vía telefónica) con un participante, creó muchísima expectativa. Justo Dieguez demostró en todo momento una extrema amabilidad, y docencia para contar como era su participación en la industria del cine. Los años demostraron que su aparición no fue una moda: Academias alrededor del mundo, y films de gran presupuesto lo tuvieron en su plantilla.

Nacido hace poco más de tres décadas de la experiencia de vida,  estudio, e  investigación del creador y fundador Justo Dieguez,  el Keysi Fighting Method no solo demuestra ser efectivo, sino visualmente muy potente. Es tan elegante como brutal: un baile minimalista en el que prima la economía de movimientos, y en el que el objetivo es que la resolución de la pelea sea rápida. El Método Keysi es práctico, ágil, rudo y crudo. Una técnica híbrida de combate que despierta y afianza los instintos de supervivencia que viven en todos nosotros, sumado a los principios básicos del combate. Tiene como planteo al defensor y del atacante como sujetos de acción y elementos de reacción. Lo más importante es cubrir los puntos débiles o más vulnerables, como la cabeza y el torso. Un aspecto importante de su técnica de golpeo es la de romper la defensa del oponente al abrir su cuerpo de forma que quede expuesto a múltiples ataques. Los golpes más usados  son  de puño, puño de martillo, lateral y frontal, patadas, rodillazos, cabezazos y potentes codazos. Acostumbran atacar en ráfaga al contrincante es en tres rangos de altura  para tener mayor control de la pelea o posibilidades de golpear: en línea alta, media y baja. Incluso te será común verlos con la mano en la cabeza, creando un escudo  de forma triangular, que les permite defender su rosto y cabeza a la vez que pueden seguir atacando.

Desde Argentina, el Método Keysi busca afianzarse en Latino América

Con la participación de exponentes de CABA, Buenos Aires, Formosa, Santa Fe, Entre Ríos, y de países como Ecuador, Chile, Bolivia y México, quienes acudieron a la invitación del instructor Julián Cruz, el Maestro Justo Dieguez brindó sendas jornadas técnicas con la finalidad de afianzar su organización en la región.  Analítico por sobre todo, nos expuso su manera de ver el combate, lo que espera para el futuro, e incluso relata con pesar que mientras el mundo le abre sus puertas, su propio país no le presta tanta atención. Lo dicho: nadie es profeta en su tierra.

A continuación, lo destacado de nuestro encuentro con el creador del Keysi Fighting Method:

C-M: Desde fines de los 90 el Método Keysi evoluciona de manera constante. ¿Cómo se encuentra en la actualidad desde lo institucional a lo técnico?

J-D: …como método, Keysi tiene un principio pero no un fin, ya que evoluciona de manera constante. No es algo que venga de otro sistema de artes marciales, sino que es algo natural, instintivo que cuando era niño se fue comenzando a dar… vengo de un pueblecito muy pequeño donde los sueños y las ilusiones no se hacen realidad. Ahí es todo trabajar. Y encima era una situación de peleas entre niños, adolescentes…, a mi me tocaba estar siempre debajo y cobrando.  Era llegar a casa llorando, hasta que me animé a investigar que podía hacer para defenderme. Y con ello comencé a tener un objetivo, un sueño, que era escapar de las minas de trabajo para aprender artes marciales. Cuando pude, comencé a conocer el Judo, Karate, Taekwondo, todas artes tradicionales, de ahí me fasciné con el Muay Thai, el Kali Filipino, el Brasilian Jujitsu…, conocí la Academia Inosanto, la meca de las artes marciales, donde tienes la posibilidad de tratar a un verdadero Maestro como Dan Inosanto quien te ayuda a profundizar en las distintas disciplinas. Esto te dio una visión de un todo como un artista marcial. Todo eso estaba muy bien, pero chocaba con mis raíces que era la de vivir en un pueblo minero, lugar donde hay gente donde se golpea de verdad. Donde la gente se mata a cuchilladas jugándose el dinero, y la cultura es muy baja…, todo ese tecnicismo me ayudó, pero no me cerraba a cómo veía la realidad de la calle. ¡Lo que yo quería expresar! Mi análisis me llevó a buscar reconocer los puntos fuertes y débiles de cada arte marcial. Sin dejar de practicarlas, claro. Practicaba Box,  Kick Boxing, Muay Thai, BJJ, Lucha Olímpica y Greco Romana, y así analizaba todo lo que caía en mis manos. Era una constante de entrenar, buscar y viajar para saciar mi sed de conocimiento. Todas eran piezas de un puzzle que en mi cabeza no encajaba. Mi meta era comprender la realidad de la calle. Entender la calle como algo que es realmente brutal, donde no existe ni un coach que dirige, ni tiempos ni árbitros. Es algo que ocurre y tienes que poseer unas herramientas más mentales y emocionales que físicas. El físico es un vehículo que puedes modelar con tus propias herramientas. Pero si no hay una mente que conduzca ese vehículo, no podrás resolver en consecuencia cuando sufras una agresión. Y por último, lo que en Keysi también buscamos es poder transmitirles a nuestros instructores para que ellos hagan lo propio a sus estudiantes, un código ético de valores basado en ese físico que es un vehículo, que tiene una serie de herramientas que debe aprender a utilizarlas. ¿Cómo soy? Bajito, gordito…, no poseo flexibilidad…, entonces, ¿Qué clase de herramientas necesito? Mi compañero es más alto, delgado. Pues el necesita otras herramientas. A todos les doy las mismas herramientas, pero las utiliza de diferente manera. Así trabajamos a diferencia de un sistema donde todos tienen un ABC que utilizar.

C-M…es decir que sus programas se adaptan a cada alumno…

J-D: Exacto. Es muy importante tener claro que cada edad tiene una capacidad de comprensión diferente, personal. Objetivos distintos, sueños diferentes. Y de esa manera el instructor debe saber llegarle al alumno.

C-M: ¿Esos programas incluso los adaptan a cada país?

J-D: El programa es el mismo para todos los países. Todos los instructores que han pasado por esa prueba de aprendizaje, que entran a la docencia, sus programas cuentan con igual estructura y mensaje. Todos los alumnos llegan con un porqué, y la responsabilidad del instructor es comprender cuál es ese porque, y por medios de los principios de trabajo del Keysi, lo ayuda a lograr sus metas.

C-M: ¿Qué planes tiene para Sudamérica y el mundo?

Julio-Cruz: Todos estos días que estuvo Justo en Argentina, organizamos proyectos en común con la finalizad de desarrollar a Latino América con Buenos Aires como punto de partida. Seriamos algo así como los embajadores de Keysi en la región. Keysi desde hace tiempo tuvo instructores aislados pero jamás una estructura de escuela. Vamos a trabajar para subsanarlo.

J-D: ¡Por mi lado con muchísimo trabajo! Puntualmente termino aquí y tengo cursos en Estados Unidos, Polonia, Alemania, Portugal…, ocupado hasta final de año. Tengo un proyecto de una película que se va a rodar en Republica Dominicana. Comienza a rodar el 15 de Enero y seré el coreógrafo. Estaré comenzando a trabajar durante la pre-producción en Noviembre o Diciembre.

Acorde a la obra “Como se hizo la trilogía de El Caballero Oscuro”, los autores Jesser y Pourroy cuentan lo siguiente: Cuando se comenzó a crear el perfil psicológico de Batman, cuando se buscó ver cuál sería una manera acorde a como combatiría, no quiso que peleara como un karateka. Buscaba algo más personal. Es así que llegó a sus oídos el Método Keysi.  Quería  un depredador, alguien hecho en la calle. Ahí empezó su historia en Hollywood, preparando a los actores, montando las coreografías… Para Batman Begins estuvimos junto a un equipo de colaboradores  ocho meses. Para El caballero oscuro, cinco. Una vez que el primer fil vio la luz, gracias a sus coreografías su método dio un salto de fama y prestigio. Furia de Titanes, Daniel Craig para su James Bond y Tom Cruise fueron varios de sus nuevos trabajos.

C-M: ¿Cuánto lo consultan por Batman, James Bond…?

J-D: (Risas) ¡Seria millonario si me dieran un Euro por cada vez que me preguntan por ellos! La verdad es que con Batman hubo un antes y un después. Y detrás suyo han venido muchas películas de enorme calidad con actores como Tom Cruise, Morgan Freeman, Liam Neeson, ¡Tantos! Trabajar con ellos me dio la oportunidad que el mundo conozca más a Keysi, y por mi lado de conocer Hollywood y la parte más cercana del mundo de actores de tanto renombre. Y puedo decir que tengo amigos entre ellos. Además dicto cursos a actores y directores de cine. El objetivo es formarlos en escenas de acción. Que comprendan como moverse. Hay actores como Tom Cruise que no usa dobles, pero existen otros que si para evitar hacerse daño, no saben actuar en acción frente a cámaras. Tengo muchos amigos actores que lo que más les cuesta decirles a la madre: “Ese no soy yo. Es mi doble; ¡Pero como no eres tu hijo!” (Risas) Entonces los ayudo a que sepan golpear, como moverse frente a cámara para que sea siempre el. No un doble. A todos los actores les gustaría hacer acción, aun sabiendo que a los especialistas eso les molesta. Y ocurre que en las academias de actuación, en lugar de acción se enseña esgrima. Si vas a hacer una película de Los Tres Mosqueteros puede ayudarte, pero para otra cosa no funciona. Hoy en día, perdón si sueno egoísta, pero la manera correcta y efectiva de trabajar es la que he mostrado con Batman, James Bond, con Liam Neeson…

C-M: (Interrumpiendo) Es innegable que usted forjó una nueva era en cuanto a coreografías de combate. Antes era todo patadas voladoras. Usted creó peleadores que en pantallas sin dejar de ser espectacular, muestran técnicas rápidas y que van al grano.

J-D: Repito, lo digo con honestidad y orgullo, no quiero sonar ególatra, pero sé que con nuestro trabajo hubo un cambio en el cine. Se está utilizando mucho mi método para distintas películas. Eso me llena de orgullo. La gente hoy busca escenas de acción lógicas. Y eso le damos.

C-M: Keysi y su trabajo en cine hizo que sea un español que lleva “conocimiento español “al mundo. ¿Se siente valorado o respetado en su país?

J-D: (Serio, sin perder la sonrisa) No existo en el mercado español. Me reconocen en el mundo, como ves, trabajo en películas muy grandes. Keysi me hace viajar por Europa y América, pero mi país apenas me presta atención. Pero no es simplemente un problema español. Ocurre en el  mundo, donde parece que lo de afuera es mejor que lo de uno. Pero en España me beneficia porque nadie se preocupa en molestarme, mientras que donde viaje me siento valorado e incentivado para dar lo mejor de mí.