Shorinji Kempo: ¡Te presentamos al descendiente del Templo Shaolin que comienza a incursionar en Uruguay!

En el Shorinji Kempo se combinan técnicas “duras” y “blandas”, designadas para que le permitan a una persona débil controlar a una fuerte, basándose en las leyes de la física, lo que lo convierte en una excelente elección para mujeres, niños y personas de todas las edades

Aunque las películas y  revistas han ayudado a la popularidad de numerosas disciplinas, el Shorinji Kempo sigue siendo un misterio para la mayoría de las personas. Incluso los entusiastas de las artes marciales son frecuentemente ignorantes de su filosofía y técnicas. Y casi siempre se asombran al saber que el estilo ha acumulado alrededor de 1.500.000 estudiantes en más de 3,000 dojos en 27 países. Con sede en la ciudad de Tadotsu, en la isla de Shikoku, Japón, regula la actividad en el mundo, lo que convierte a la Organización Mundial de Shorinji Kempo en el grupo independiente de artes marciales con mayor futuro pese a su bajo perfil. Sin embargo, con solo dos dojos en Uruguay, el Shorinji Kempo continúa siendo un enigma para la mayoría de los practicantes uruguayos. Este artículo intentará remediarlo.

Su historia

Doshin So es el fundador del Shorinji Kempo, nació en 1911 en una pequeña villa situada en lo alto de una montaña por encima de la ciudad de Okayama, Japón. Ya de adulto, viajó a China como agente encubierto enviado por el gobierno nipón por alrededor de década y media. Su labor lo llevó a tomar contacto con miembros de las sociedades secretas chinas, donde aprendiera sus secretos de combate, métodos que habían sido empleados durante la rebelión de los boxeadores. Después de un intensivo entrenamiento en Beijing bajo la dirección del Maestro Wen Lao Shi, se le permitió sucederlo como XXI Maestro de la Escuela Giwa de Shorinji norteño. Sumando sus conocimientos mas ideas personales, creó el Shorinji Kempo, el cual podemos traducirlo como método del puño del templo de Shaolin. En  1946 Doshin So regresó al Japón de la post guerra,  donde encontró a la sociedad sumida  en una generalizada baja moral y autoestima. Debido a su deseo de cambiar su depresión masiva, comenzó a dar conferencias a los jóvenes. Al no lograr  transmitir su mensaje, se dio cuenta de que las palabras por sí solas no eran suficientes para modificar la mente de los nativos. Entonces abrió un dojo y re inició la tarea de reconstruir el carácter, la moral, y el pasado de los japoneses usando sus técnicas Shorinji Kempo como un sistema educativo para atraer a nuevos estudiantes y como vehículo para enseñar su mensaje de filosofía  de Kongo Zen.

Pedro Koki Kunizawa, el referente del Shorinji Kempo en Uruguay

En Diciembre de 1951, Doshin So fundó en Tadotsu el Templo Sohonzan Kongo Zen con la enseñanza del Shorinji Kempo como meta principal, permitiéndosele aleccionar pese a la prohibición de los Aliados por la práctica y difusión de las artes marciales en Japón. Dos años después creó la Federación Japonesa de Shorinji Kempo, y en 1974 la Organización Mundial de Shorinji Kempo. Durante las décadas siguientes de haberse fundado el arte, dedicó su vida a desarrollar jóvenes útiles a la sociedad bajo una fuerte disciplina basada en las técnicas y filosofía del Shorinji Kempo. En 1976 publicó una obra considerada la biblia del arte:” Shorinji Kempo: Filosofía y técnicas”. Además se lo consigue bajo el titulo de “¿Qué es el Shorinji Kempo?”. En 1976 con Sonny Chiba como protagonista, se filmó una bio pic de la vida del fundador de la disciplina. Refiere a su vida en China mientras aprendía, y como fundó su Dojo apenas regresado a Japón. En Occidente se consigue bajo el título de “Killing Machine”. En abril de 1980 el Maestro Doshin So regresó al templo Shaolin donde los monjes chinos lo recibieron con una ceremonia festiva. Un monumento dedicado a el podemos todavía encontrarlo en el patio del templo. A su regreso en Japón, el 12 de Mayo de 1980 fallece de un ataque al corazón, siendo sucedido por su hija Yuki So, quien llevó las riendas como Presidente de la World Shorinji Kempo Organization, siendo considerada una  entidad comprometida con el mejoramiento de la sociedad.

Un arte integral

El Shorinji Kempo procura que sus seguidores absorban las enseñanzas del Kongo Zen, donde se unifica mente y cuerpo dentro de un desarrollo físico y espiritual acorde con las enseñanzas de Buda. Ya que el arte gira alrededor de la meditación Zen  y medicina Oriental, le ofrece a sus estudiantes tres clases de beneficios: Una mejor salud, desarrollo espiritual y defensa personal. Su programa de defensa personal combina técnicas “duras” y “blandas”, designadas para que le permitan a una persona débil controlar a una fuerte, basándose en las leyes de la física, lo que lo convierte en una excelente elección para mujeres, niños y personas de todas las edades.

So Doshin junto al acto Sonny Chiba, preparandose para el film Killing Machine

Su programa de entrenamiento se divide en cuatro bloques:

  • Goho: Técnicas básicas de golpes de puño, codo y rodillas. Técnicas de patadas.
  • Juho: Compuesto por técnicas de cuerpo a cuerpo, incluye lances, control de articulaciones, estrangulaciones y grappling.
  • Seiho: También llamada terapia aguda. Promueve la salud.
  • Zazen: Meditación. Promueve el desarrollo mental y espiritual por medio del Budismo Zen.

 

Entrenamiento físico

El arsenal técnico del Shorinji Kempo comprende cientos de técnicas que se dividen en 25 categorías. En la mayor parte, se entrena con compañeros, los cuales alternan el papel de atacante y defensor. De hecho, el compañero no es un competidor, sino su labor es exigir al máximo a quien defiende, con la finalidad que este pueda comprender de la mejor manera la técnica y como explotarla a su favor.  Con respecto al estudio de los puntos de presión, la medicina oriental cuenta con 708 puntos, de los cuales el Shorinji Kempo utiliza 138 para el combate. Aprenderlos requiere de mucho tiempo de estudio con el compañero.  Saber pararse y caminar es crucial en el Shorinji Kempo. Existe un término Zen, Kyakkashoko, que sostiene: “Miremos el área alrededor de nuestros pies”. Si el estudiante no lo tiene claro, fallará cuando necesite aplicar sus técnicas. En el este, los estudiantes de Shorinji Kempo entrenan con un dogi con el símbolo budista de Manji porque buscan seguir las tradiciones del Templo Shaolin. El símbolo ha sido utilizado durante milenios por diferentes civilizaciones y en realidad es anterior al budismo. Posee un significado profundo, y en Asia se puede encontrar en templos, en mapas y en obras de arte.

El Manji representa la fluidez del universo y el fundamento de la vida. También representa todas las teorías importantes de los opuestos: el cielo y la tierra; día y noche; positivo y negativo; fuego y agua, etc. Cada componente mantiene su propia naturaleza distinta mientras encuentra relaciones armoniosas con su opuesto, y los estudiantes aprenden a aplicar ese principio en su interpretación del arte. Desafortunadamente, Adolf Hitler se aferró al Manji, lo giró hacia un lado y lo usó como la esvástica. Finalmente llegó a representar a su partido nazi. Como resultado, los estudiantes de Shorinji Kempo en el oeste usan el símbolo Ken (puño) en el dogi.

Arte. No deporte

Estatua de Doshin So frente al Honbu, en Tadotsu

Shorinji Kempo no es un deporte por que no tiene reglas. Si es un sistema educativo y defensa personal, por que como tal, para defenderse no cuenta con un reglamento que lo limite. Un practicante debe hacer todo lo que esté a su alcance para defenderse de un ataque. Para potenciar su capacidad letal, los estudiantes son entrenados para defenderse bajo cualquier circunstancia. En lugar del ideal deportivo de luchar por derrotar a otros o establecer récords mundiales, Shorinji Kempo enfatiza la importancia de superarse unificando la mente y el cuerpo. No está diseñado para luchar contra otros, pero como le enseña al practicante a mejorar a sí mismo física, mental y espiritualmente y, por lo tanto, convertirse en una persona positiva que es útil para la sociedad, seguramente puede aplicar los conocimientos en situaciones de riesgo como  es por ejemplo cuidarse en la calle. Debido a esta filosofía, el arte no otorga un rango basado en la comparación con otros o una cuenta de victorias y derrotas de un circuito de torneo. En cambio, se basa en la mejora individual del alumno. Los rangos no se usan con el propósito de establecer un rango jerárquico en clase, sino para proporcionar una serie de objetivos y marcadores para el entrenamiento. Además de someterse a una prueba física, los practicantes deben realizar un examen escrito previo al físico que incluye la elaboración de un ensayo sobre técnicas, filosofía, historia, sus motivos para estudiar el arte y el estado mental actual con respecto a él, el cual si no se aprueba es eliminatorio, y  no permite pasar a la etapa práctica.

Cuerpo y espíritu

Una de las más importantes lecciones del Shorinji Kempo es que el cuerpo y mente son indivisibles, y que ambos tienen la misma importancia. El arte aboga por entrenar las dos mitades a través de la meditación zazen. El principio rector es que el estudiante primero debe salvarse a sí mismo y luego ser útil para el mundo “mitad para uno mitad, para los demás”. El desarrollo del control de la respiración, la disciplina mental y la fuerza física y espiritual se encuentran entre los muchos beneficios de la práctica de Shorinji Kempo. “Fuerza ilimitada y amor ilimitado”, es el eslogan que suelen usar sus seguidores. La filosofía enseña que el amor sin fuerza es ineficaz, mientras que la fuerza sin amor es violencia. Los movimientos existen en la quietud, y la calma existe en la acción. A través de la meditación y el entrenamiento físico, Shorinji Kempo busca encontrar el equilibrio y la armonía entre el amor y la fuerza, la mente y el cuerpo, el poder y la compasión de uno mismo y los demás, y las acciones y la quietud. En última instancia, se convierte en un estilo de vida, una fórmula para la felicidad personal y para la realización del potencial humano.

Hoy en Uruguay

Actualmente Shorinji Kempo en Uruguay se encuentra en vías de federarse, ya que en América Latina la Federación mundial de Shorinji Kempo solo se encuentra en Brasil, Cuba y Chile. Para eso con la ayuda y apoyo de la Embajada de Japón en el Uruguay y JICA en julio de 2020 llegará un Sensei directo de Japón, que permanecerá durante el periodo de dos años para colaborar con la trasmisión y difusión de las enseñanzas de esta disciplina. Afortunadamente y en este momento colabora con la transmisión de las enseñanzas Sakaori Yumiko San, voluntaria senior de Jica, quien el año pasado llegó a nuestra tierra con el cometido de impartir enseñanzas en la escuela Roosvelt, pero al enterarse de que en Uruguay se encuentra el Shorinji Kempo se unió a los entrenamientos, ya que es cinturón negro de Japón (al igual que el referente en Uruguay) y ha entrenado desde su infancia este arte marcial.