Daniel Crismanich: “¿Quién es ese señor para juzgarme a mí?”

CON PEDIDO DE PUBLICACIÓN

“Si hay algo que me enorgullece es que mi apellido va a pasar a la historia del Taekwondo por lo bien que le hizo a este deporte”

En base a ser nombrado en una entrevista publicada en redes sociales acerca de un caso público, el Señor Daniel Crismanich nos solicitó se publique el siguiente descargo:

Prácticamente en la redes sociales ya ni me meto, salvo para estar informado. Me llegó un mensaje sobre lo que publicó una red social acerca de un juicio a Diego Anca, donde el entrevistado refiere  a los cobardes que son cómplices de Diego y que le hacen mal a la institución y al Taekwondo. Y me nombra.

Yo tengo otra tesitura frente a estas cosas: nadie tiene derecho a juzgarte. Mi historia la van a juzgar  las distintas personas y los diferentes actores. Puedo decirte de mi persona que tengo un solo trabajo durante 36 años y en el mismo rubro. Cambié una sola vez de trabajo. Tengo una familia hermosa constituida con tres hijos maravillosos y una mujer divina. Manejo dinero. Manejo clientes. Por algo será que me valoran tanto en  mi trabajo, en mi familia y  los muchos amigos que tengo…

¿Yo dañar al Taekwondo? Si hay algo que me enorgullece es que mi apellido va a pasar a la historia del Taekwondo por lo bien que le hizo a este deporte. Mucha gente que me conoce y que ayudé…, o que cuentan conmigo por un consejo, porque también también tengo ese honor…, el que se me valore como amigo cuando alguien necesita ayuda…, ESOS SERAN LOS QUE JUZGARÁN EL DIA DE MAÑANA, Y SOSTENDRAN LO QUE TE ACABO DE DECIR.

Se me trata de cobarde por que una persona amiga, Diego Anca, me llamó para que salga de testigo. Por supuesto que me presentaré; diré mi verdad y punto. Eso no es hacerle daño al Taekwondo. Hacerle daño al Taekwondo es haberte callado 25 años cosas graves que sabias. El trabajar junto a alguien que abusó de vos, y por plata quedarte al lado de esa persona.  Y reclutar pibes del país a sabiendas de lo que pasaba. Si fuese cierto, ¿No? No soy quien para condenar, ni decir si fue cierto.

Pero cuando debí denunciar a alguien, lo hice de frente. Y se lo advertí a la persona. Entonces  eso de ser cobarde… Yo no puedo decir que de mi trabajo me echaron por que en las redes sociales dijeron que yo soy malo. A mí la empresa me valora por mi servicio y honestidad.  Entonces cuando le abro la puerta a un cliente, es porque yo soy los ojos de la empresa en la calle. Marca una responsabilidad de mi parte. No le abro una cuenta para coimearlo, ni manejo dinero y me lo quedo. Porque esa es la manera para que te echen de una empresa. ¡No hay otra!

Que haya nacido nena en un cuerpo de varón, para alguien así es una desgracia porque nunca terminará de completar su vida.  Por eso te dedicás a los escándalos y a escrachar gente. Ser homosexual me merece el mayor de los respetos. Es una elección de vida. Pero que lo ocultes y tengas doble cara, no me gusta. ¡Si tenes pruebas que alguien te molesta desde un facebook trucho, anda a la justicia! Yo de internet, no entiendo nada. Pero si tengo claro que cobarde no soy.

Este señor permitió durante años el peor daño que se le puede hacer a un chico de Taekwondo. ¡A los pibes del Taekwondo! Y defendió eso a ultranza.

¿Soy dirigente de Taekwondo pero envío a mis hijos a que practiquen Kung Fu? Pueden ir donde quieren, pero mi función como padre es resguardarlos de todo peligro.

“Mis hijos no van a permitir que “curren”, y poner la cara ellos. Porque tienen un apellido importante bien ganado gracias a una carrera hermosa”

Yo no tengo un puesto en la Confederación Argentina de Taekwondo. Y nunca lo tuve por qué no me interesó. Pero a la persona mala le das un puesto de poder, y verás su calaña. Y digo más: El lugar que ocupa me lo debe a mí. Y fíjate cual es su calaña: De quien decía que era como su padre, cuando le convino lo denunció por pedofilia. Y a mí me decía que era el San Martin del Taekwondo. Y luego me traicionó.

Me refiero a un individuo que hace marketing con la desgracia ajena. Y habla de los compañeros, guardando secretos durante tantos años y salen a la luz cuando conviene… ¿Y el me dice cobarde a mi?

Como todo ser humano, he metido la pata en mi vida. Nadie está exento. Pero hay dos cosas que no pueden decir de mí: Ni que soy un cobarde, ni que le haya hecho daño al Taekwondo. Todo el que me conoce puede corroborarlo. Amo al Taekwondo y amo a los niños.

Hoy estoy alejado de la actividad por que dirigen mis hijos. Para eso los eduqué. Y tienen una federación y están haciendo muy bien las cosas. Tienen una humildad y educación tremenda. No necesitan que les regalen ningún puesto para hacer lo que saben que deben hacer. Ellos se criaron con el Taekwondo. Seguirán con el Taekwondo, y lo hacen muy bien. No necesitan meterse con nadie.

Y sobre  los chicos que hoy son exitosos, no me hago ver en facebook felicitándolos. Simplemente en privado sé el sacrificio que hacen  para seguir su carrera.

Sé que soy el culpable de esta dirigencia. Porque fui el gestor más grande que tuvo. Hasta plata puse. Y jamás pedí un lugar para mí. Y me hago cargo que me equivoqué con la persona. Hablando de cobardes, una vez que obtuvo el puesto que ocupa, deschavó lo que le pasaba. O sea, primero se aseguró un lugar de poder, para poder manejar dinero, y recién ahí se animó a acusar.

¿Cómo llama uno a eso? ¡Traición!; ¡Cobardía! Si sos un pibe y no sabes cómo manejarte, lo entiendo…, pero un adulto, profesional… ¿Qué hiciste tanto tiempo con la persona que te abusó por años? A eso lo llamo traicionar a los chicos del Taekwondo. Y todos sabemos que hay muchos chicos detrás de este tema.

Este hombre me enseñó algo a mí: “No te pelees conmigo por gente que la manejo por $500 pesos. Son todos unos negros cabeza. ¡Y yo los manejo a todos!”. Y desgraciadamente, le tengo que dar la razón. Acá todos hablan detrás de todos, y traicionan. El tipo que más fomenta todo, después sale abrazado a él, o la esposa…

Puedo escuchar conversaciones, observar. Pero no me meto más. A un Gran Maestro se lo dije: El Taekwondo está como está, por culpa de todos. Yo solo soy un padre, no un practicante. Y lo que pude hacer para ayudar, ya lo hice. Con aciertos y errores. Pero siempre di la cara. Ningún Crismanich se va a involucrar en la política del Taekwondo. No nos interesa ni sirve. Porque mis hijos no van a permitir que “curren”, y poner la cara ellos. Porque tienen un apellido importante bien ganado gracias a una carrera hermosa. Y la sostienen con honestidad y humildad. No necesitan traicionar a nadie.

Lo otro: la historia juzgará. Lo demás, no me preocupa.