Sensei Antonio Gallina: Nuevo viaje al Kodokan

«Hay un movimiento destinado a recuperar la cultura del Judo»

Lo positivo de este viaje no fue solo por la experiencia ganada en el Kodokan, sino que tuvimos la oportunidad via invitación de participar de distintos entrenamientos en la Universidad de Waseda. El director de la universidad de Waseda es el Sensei Munazawa, quien es su momento venía a Sudamérica en  búsqueda de deportistas quienes desearían entrenar en Japón. De Argentina fue Sebastian Dusetti”, inicia el dialogo el titular de la Federacion Metropolitana de Judo, “Después de casi treinta años nos volvimos a ver junto al Sensei Munazawa. De ahí salió la invitación, donde aprendí conceptos y ejercicios muy interesantes con respecto al Judo y el equilibrio. Acá por ejemplo, a los ejercicios de equilibrio lo trabajan con una pelota, una semi esfera. Ellos directamente lo hacen con un compañero. La manera de hacerlo me pareció muy novedoso. Es interesante que después de cada esfuerzo se hidratan con aguan ionizada, que te brinda una recuperación más rápida”, completó.

Como acostumbra a hacer anualmente, Sensei Antonio Gallina viajó al Kodokan para continuar con su propio entrenamiento. A continuación, su resumen de lo vivido.

«Como siempre decimos, lo valido de estos viajes anuales es traer todas las novedades y conocimientos, y brindárselo a los practicantes argentinos»

C-M: ¿Cómo ven al trabajo de Kata?; Acá los jóvenes le tienen un poco de resistencia. ¿Qué pasa en Japón?

A-G: Hay un movimiento destinado a recuperar la cultura del Judo. Como el entrenamiento superó a la enseñanza del deporte, porque en los clubes se entrena…, se hace mucho hincapié en la categoría de veteranos, y en las Katas. Como  la federación internacional dedica eventos al kata, se están perfeccionando incluso en como arbitrar katas, de ahí que hay quienes estudian de manera muy pormenorizada sus técnicas. En el curso de Katas se habla mucho de cómo es la técnica, para que así sea enseñada y evaluada. Fuimos cinco quienes dimos examen y lo aprobamos. El único que hizo de ayuda fue Eduardo Benedetti al Sensei Sumio Yamagata y a un mexicano. Hugo Múgica y Eduardo Burga Montoya participaron del Sochu Geiko, que es el entrenamiento de verano. Lo aprobaron, Hugo se anotó incluso en la competencia para dar examen. Hizo dos luchas, que las ganó. Se quedó para revalidar el 1er dan de la CAJ en el Kodokan. Para eso debe dar las primera tres técnicas del Nage No Kata y una lucha restante. Terminado el curso de Katas, al día siguiente, de los más de cuatrocientos inscriptos, algunos se presentan a dar examen de Kata. Se arman las mesas de cada Kata en cada tatami. Por la tarde se realiza la ceremonia de cierre, donde se entregan los diplomas de participación en el curso. Todos los años se designan a dos o tres participantes para que reciban de manera simbólica el diploma de participación del curso en nombre de todos. En el 2017 ese honor lo tuvo Sensei Juan Carlos Uequin,  y este año fue Benedetti, junto a una japonesa que vive en Canadá y un muchacho de Alemania. Por supuesto, luego de la ceremonia se convoca a las mesas de Kata para que nos den el diploma a cada uno que aprobamos. Cada diploma es por el Kata que estudiaste. Es todo parte de una ceremonia. Cada vez que se cierra un curso, se realiza esta clase de ceremonia. Como siempre decimos, lo valido de estos viajes anuales es traer todas las novedades y conocimientos, y brindárselo a los practicantes argentinos.