Mauro Crismanich: Pasado, presente y futuro

Su labor como coach se hace notar. Los atletas bajo su mando van nutriendo al seleccionado nacional
Su labor como coach se hace notar. Los atletas bajo su mando van nutriendo al seleccionado nacional

El apellido Crismanich está asociado a dos palabras: Argentina y éxito. Tanto Mauro como su hermano Sebastián lograron un suceso hasta la fecha inédito en el país, y su influencia abarca mas allá de nuestras fronteras. Es así que México, potencia en Taekwondo, con campeones mundiales y olímpicos en su haber los llamen para dictar una serie de clínicas. “Imagínate que es muy importante para nosotros dictar clínicas nada menos que en México, tierra de grandes campeones mundiales y olímpicos… y que nos contraten para dar un seminario allá es un orgullo”, nos explica Mauro al respecto. Su función fue ser parte de un staff de disertantes que dictarían una clínica en un campamento olímpico junto a un entrenador de Estados Unidos y dos de Chile, además de visitar diferentes escuelas y dar clases especiales.

Si miramos su historia hacia atrás, Dinamarca es un país que le dejó mucho a Mauro. Año 2009, su vida daría un giro. Y por medio suyo, también en el Taekwondo argentino. Lo esperaba el mundial de Copenhague. Entre el 14 al 18 de octubre, el Ballerup Super Arena fue testigo de una de las máximas hazañas del Taekwondo albiceleste. Su día más feliz como atleta, su presente como Director del Crismanich Team y sus planes a futuro, son repasados en la presente nota.

Copenhague fue un mundial sumamente importante. En esa época, lamentablemente, no existía el ENARD, y la Confederación Argentina estaba intervenida. No había medios económicos como para viajar el mundial. Previo viajamos a México pagándonos nuestros gastos para hacer una preparación óptima en el centro de alto rendimiento de San Luis de Potosí,  que está a cargo del Maestro Ireno Fargas, quien nos asistió en todo momento, donde entrenamos por veinte días con un equipo de México”, inicia a contarnos, “Al poquito tiempo, decidimos participar del campeonato mundial… costó decidirse desde lo económico, a la falta de un entrenador que nos acompañe, que si bien estábamos entrenando con Geovanni Baeza, no contábamos con los recursos para pagarle el viaje. Al final fue un grupo muy reducido compuesto por quien te habla, mi hermano Sebastián, Martin Sio, Federico Ferriol… y llegado la fecha cercana al mundial, un amigo mexicano, Erick Osornio Nuñez, que se ofreció a colaborar con nosotros como coach pagándose su viaje y llevando un medico… fue una gran ayuda para nosotros… por primera vez teníamos medico. ¡Algo nunca visto a la fecha!”, completó.

Un amigo: Erick Osornio se pagó su pasaje y cumplió la funcion de coach
Un amigo: Erick Osornio se pagó su pasaje y cumplió la funcion de coach

C-M: Debutaste contra Turquía. Todo inicio trae muchos nervios. ¿Cómo lo manejaste?

M-C: Aclaro que por ranking la primera ronda la pasé por Bye… entonces recién en segunda instancia pasé con Turquía. En ese tiempo no había suficientes medios para poder conocer a los rivales. Se entraba y se competía directamente. Y nos preparamos a conciencia dentro de lo que podíamos… mi sueño siempre fue una medalla mundial, no olímpica… ya que empecé a practicar Taekwondo en el año 94, cuando esta disciplina no era todavía olímpica. Entonces veía a aquellos VHS de los mundiales y yo no solo quería estar ahí representando a mi país, sino incluso traerle una medalla mundialista. ¿Y fíjate como son las cosas, no? Terminé siendo el primer medallista masculino argentino en traer una medalla… Tenía nervios… encima figuraba como que no había cumplido con el pesaje, y ya lo habíamos hecho… casi me descalifican… pero pudo solucionarse. Entré a pelear con los típicos nervios del debut. Gracias a Dios gané la pelea y pasé de ronda.

Fue en principio muy pareja. Saqué puntos de ventaja, y me pateó en la cara achicando diferencias. Le gané 10-9.

Tercera ronda: Sudáfrica

Si bien no es un país con demasiada tradición en Taekwondo, uno nunca debe confiarse de quien tiene enfrente. Lo vencí fácil y pasé a tercera ronda”, añade.

Cuarta Ronda: Pedro Moreira, de Portugal

Pedro Moreira venia de representar a Portugal desde los Juegos Olímpicos.  Encima en este torneo estaba con todo: venció al representante de Alemania, uno de los favoritos a quedarse con la categoría, y al coreano, otro de los favoritos. Fue un combate muy cerrado, pensado… ya que se cubría bastante bien. Al principio saqué diferencia, después se complicó, y terminé con patadas a la cara sacar con puntaje a favor

"Me lesioné. Gracias a la ayuda del medico con el que contamos pude continuar en el torneo"
“Me lesioné. Gracias a la ayuda del medico con el que contamos pude continuar en el torneo”

El clásico frente a Brasil

Si bien cuando comencé mi carrera, ya lo conocía a Wenceslao y a su hermano pelear en mundiales, ya que son los máximos referentes brasileños de todos los tiempos. Para mí era como un ídolo viéndolo como se desplazaba, como pateaba, como se movía y derrotaba coreanos en mundiales… y enfrentarlo disputando una medalla era un sueño. Estaba preparado para todo, y dejaría todo… arranqué bien, tranquilo… en el segundo round al aumentar la intensidad marqué diferencia… en el siguiente mantuve el round… al final me empata y debemos ir a punto de oro…

En el final, el coach me dice que lo espere… opto por ir directo, le doy patada a la cara, marco tres puntos y me quedo con la pelea

Semi Final – España: Joel González

Todos lo conocen… campeón olímpico y mundial… venia ganando todas las peleas con amplio margen. Fue un combate muy pareja, y terminamos yendo a punto de oro. Estando en Europa, sabía que no me darían fácil el combate. Faltaban diez segundos, decidí ir a por todo, me comí un anticipo, comiéndome el punto y se acabó el mundial para mí…

Igual es un orgullo para mí por lo lejos que llegué, y como se dio: los problemas que había en el país, la lesión que tenía en el tobillo, que gracias al médico pude seguir compitiendo…”

"Respeto hacia el maestro, hacia el contrincante. Respeto a uno mismo. No olvidemos los principios de las Artes Marciales" - Mauro Crismanich
“Respeto hacia el maestro, hacia el contrincante. Respeto a uno mismo. No olvidemos los principios de las Artes Marciales” – Mauro Crismanich

C-M: Estando lesionado, ¿Cómo fueron manejando con tu coach el combate?

M-C: La estrategia era cerrar todo el tiempo el combate. No dejarlo moverse. El era más alto y apuntaría a la cabeza… la respuesta era echar el cuerpo un poco más para atrás, esconder un poco la cara, cerrar bien abajo con los brazos, y buscar definir sobre el final. El planteo fue muy bueno, pena el punto de oro.

El presente

C-M: De pronto, desde el mundial de Copenhague a la fecha, en la historia del Taekwondo argentino, sos el único medallista. ¿Qué te hace sentir eso?

M-C: (Se toma unos segundos para pensar la respuesta) Son sentimientos encontrados, la verdad… ser el primer medallista mundial, me pone muy feliz. Pero no, ser el único… fue lograr y demostrar que pese al entorno se pudo lograr una medalla… sin estructura, sin apoyo… fue todo a pulmón y se logró un podio mundial con un trabajo a puro corazón. Fue un sueño cumplido por todo lo que me había preparado. Esto fue en el 2009, y yo había comenzado mi camino en el Taekwondo en el año 1994. Y en el medio, pasaron muchas cosas trabajando por lograr ese sueño… ya que una carrera deportiva es corta, y de alto rendimiento lo es más aun… entonces tenes poco margen para conquistar ese sueño.

Su paso al cargo de entrenador

C-M: Hoy sos entrenador. ¿Cuáles son las bases del Mauro Crismanich coach que buscas inculcar en un pupilo?

M-C: Al vivir acá en Corrientes por ahí no se cuenta con la cantidad de torneos de Buenos Aires, y la experiencia que aporta…  entonces nos enfocamos en la preparación física y la parte técnico- táctico. Les inculco mucho a mis atletas que con un buen estado físico y con táctica, le podemos ganar a cualquiera. No nos quedamos con eso que tenemos menos viajes o infraestructura, sino le buscamos lo positivo a las cosas y lo potenciamos. Ser responsable, entrenar duro, y no aflojar. No se logra un mundial o juego olímpico entrenando una vez al día. Sabemos que una base se hace desde una edad temprana, y se entrena todos los días, en doble turno, sabiendo superar las lesiones que puede haber en el camino, y todo obstáculo que se cruce, porque son pruebas que uno tiene a lo largo de su carrera.

Mexico, forjador de campeones olimpicos y mundiales cuenta con su presencia para dictar clinicas de combate. La admiracion hacia Mauro es enorme
Mexico, forjador de campeones olimpicos y mundiales cuenta con su presencia para dictar clinicas de combate. La admiracion hacia Mauro es enorme

6C-M:… los vengo siguiente desde hace poco más de un año, y el Team Crismanich se hace notar…

M-C: De hecho cuando muchos estaban descansando… nosotros pese a que en Enero y Febrero no había muchas actividades, estábamos trabajando a full acá en Corrientes con 42 grados…así que esa es la recompensa que uno tiene cuando se ven los resultados.

C-M: Incluso dictas clínicas en diferentes puntos del país.

M-C: Viajamos por todo el país, de punta a punta. También dictamos clínicas en México junto a Sebastián… Imaginate que es muy importante para nosotros dictar clínicas nada menos que en México, tierra de grandes campeones mundiales y olímpicos… y que nos contraten para dar un seminario allá es un orgullo. El reconocimiento que nos tienen afuera, en otros países a los hermanos Crismanich nos enorgullece.

C-M: En el país el practicante argentino los respeta. ¿Te sentís reconocido a nivel institucional?

M-C: La verdad es que mi meta es hacer bien mi trabajo, no lo que piensen las entidades.

C-M: Además de tu experiencia mundialista, colaboraste con tu hermano para que llegue a ser  campeón olímpico. Sería maravillosa a futuro esa experiencia en la selección.

M-C: Mira…, a mi objetivo lo tengo muy claro… por supuesto, si en un futuro me ofrecen el puesto, me encantaría… sin embargo no es mi meta principal, hoy.  Si bien muchos me  plantean que debería estar en el equipo, hay cosas que hoy lo dificultan. Por un lado, la distancia. Y por el otro, estoy formando no solo una escuela deportiva, sino marcial. La estamos diversificando en toda la región, con trescientos alumnos… buscamos que sean practicantes de todas las facetas del Taekwondo como disciplina. Y quiero que sea una escuela muy grande. Con una importante infraestructura…y así ayudar a que el Taekwondo crezca. Si fuera entrenador, debería buscar objetivos a corto plazo y me impediría armar una base como la que considero es necesaria en el practicante argentino. Eso base lleva más tiempo, y es lo que me interesa formar hoy. Con el tiempo, si se da  la posibilidad, lo estudiaremos. Por supuesto que sería maravilloso trabajar junto a Sebastián en la selección, y un sueño ayudar a que Argentina vuelva a tener medallistas mundiales y olímpicos. ¡Ojala algún día se dé! Por el amor y pasión que tenemos por el Taekwondo, y el reconocimiento que sentimos en todo el país. Hoy no lo veo viable… Pero cuando nos llegue el momento, lo asumiremos con todo orgullo y honor.