Master Marcelo Eisen: Un Maestro presente

"...cumplo con mi tarea de estar en clase, que es por lo que la gente viene. Buscando un profesor que en forma sistemática y homogénea, esté en el día a día y no de paso o dando vueltas por ahí, o tratando temas políticos, que no me interesan..."
“…cumplo con mi tarea de estar en clase, que es por lo que la gente viene. Buscando un profesor que en forma sistemática y homogénea, esté en el día a día y no de paso o dando vueltas por ahí, o tratando temas políticos, que no me interesan…”

Toda una vida… Este año, cumplo 40 años dentro del Taekwon6 do…”, inicia el dialogo Master Marcelo Eisen. Son cuatro décadas volcadas a la práctica, enseñanza y difusión del Taekwon-do, con once filiales, mas una escuela asociada que lo sitúan como uno de los referentes principales y líder de una entidad con más renombre ganado en los últimos tiempos,  dentro de la disciplina creada por el General Choi Hong Hi. ¿Cuál es su formula?

Yo estoy en todas mis clases todos los días de la semana… Habrá muchos que harán lo mismo… pero yo, por lo menos, cumplo con mi tarea de estar en clase, que es por lo que la gente viene. Buscan un profesor que en forma sistemática y homogénea, esté en el día a día y no de paso o dando vueltas por ahí, o tratando temas políticos, que no me interesan… Lo único que realmente me importa es tener contacto con mis alumnos. Brindarles en cada clase el mejor Taekwon do que tengo… Eso es lo que me hace bien”- define convencido.

"El estar presente, considero, es la clave. La gente ve que uno está… para resolver, para apoyar, para contener y básicamente para brindar cada día el mejor Taekwon do que uno puede dar"
“El estar presente, considero, es la clave. La gente ve que uno está… para resolver, para apoyar, para contener y básicamente para brindar cada día el mejor Taekwon do que uno puede dar”

C-M: ¿Cuándo nació el nombre de la escuela?

M-E: Promediando 1995 comencé a tomar  vuelo en lo independiente. Inicié el desarrollo de mi propia  libreta, de mi identidad. En esa época era cuarto dan. Ahí empecé a funcionar solo, prácticamente… Solo tenía al Grand Master Marano encima en las graduaciones de danes. Por ese entonces empezó a nacer el nombre,  pero fue con la puesta del último logo que quedó la denominación definitiva, lo cual ocurrió hace unos seis años.

C-M: Lo que habla muy bien de la escuela es lo siguiente: No es una escuela deportiva y así y todo tiene varias filiales a su cargo, además de una escuela afiliada. Cuando el grueso de la gente crece buscando lo que es la faceta deportiva y se desarrolla a partir de ahí.

M-E: Sí claro, va creciendo a paso firme y sostenido. Haciendo un trabajo profesional, demostrándolo en el día a día. El estar presente que, considero, es la clave. La gente ve que uno está… para resolver, para apoyar, para contener y básicamente para brindar cada día el mejor Taekwon do que uno puede dar. Me parece que eso se ve. Se plasma. Y los que no tenían idea de enseñar, empiezan a considerarlo viendo que se puede. Poniendo siempre presente los problemas que tenemos en este país, que no es poca cosa, y en muchos casos desalienta a muchos, en contrapartida, alienta a muchos a contar con un recurso como el Taekwon do para poder subsistir. Y es así que muchos se animan a incursionar en la docencia. Desde mi lugar de director, apunto a motivarlos, a darles las herramientas necesarias sin crearles falsas expectativas, aclarándoles que esto lleva tiempo, pero que teniendo cariño, amor, y pasión por lo que se hace, se logra.

La escuela tiene ese camino único que, creo, es el que me hace sentir bien. No obstante, si en el futuro un grupo quiere presentarse en una o varias competencias, sin dudas, tienen la libertad de hacerlo. Los apoyaré, y les daré todas las herramientas que necesiten. Está el apoyo, está el espacio, pero no es la finalidad de la escuela.  La motivación no está orientada en la competencia. Por el contrario. La motivación para que el alumno de clases, que es la motivación que tengo yo día a día, es que a la gente que viene a buscar nuestra escuela, le haga bien el Taekwon do desde lo físico y lo espiritual. Que se vaya “feliz” de la clase. Que lo haga crecer en esos aspectos. En salud, a nivel espiritual y mental. Creo que mi gente viene para eso. Lo noto día a día desde los logros en lo técnico, físico y mental, como también desde lo humano. Siento el cariño genuino de cada uno. El agradecimiento clase a clase de lo que se le viene brindando. Para mí, ahí “está todo pago”…

Te repito, si un profesor, el día de mañana, quiere enviar a un grupo a competir 18 veces por año, tiene toda la libertad. Estaré apoyándolos y dándoles las herramientas también para que sean respetuosos y hagan valer y notar la diferencia de lo que es la escuela Eisen; en cualquier ámbito, ya sea en lo deportivo, en una exhibición, en un curso o en algún otro país.

"Desde mi lugar de director, apunto a motivarlos, a darles las herramientas necesarias"
“Desde mi lugar de director, apunto a motivarlos, a darles las herramientas necesarias”

C-M: ¿Por qué Taekwon do, de pronto?

M-E: Porque fue lo que me llegó en ese momento, como Karate coreano. Alberto Palermo, un compañero y buen amigo del secundario, entrenaba, y llegó a cinturón verde. Me llevó a una clase en Sucre y Cabildo, donde en ese momento enseñaba el hoy Grand Master Pablo Trajtenberg, que fue mi primer maestro. Ahí fue donde conocí el entonces Karate coreano. ¡Me cautivó!

“Esto es lo que quiero”, me dije.  La famosa serie Kung Fu desde su filosofía, desde lo que hablaban los maestros, me flasheó, y empezó a marcarme el camino de lo que quería.

Estaba en 3er. año del secundario cuando comencé mi entrenamiento en  Taekwon do. La primera graduación para amarillo, porque en ese momento no había puntas, fue en el Kumazawa de la galería Alvear, en el subsuelo. Me tomó uno de los padres del Taekwon do nacional: Nam Sung Choi. ¡Nada menos! No existían las protecciones, ni las libretas, ni nada. El registro de la graduación me lo dieron después de 4 meses.

“¿Cuándo comenzó la escuela Eisen Argentina de Taekwondo? Tratando de hacer memoria… En 1994 corté vínculo con mi ex profesor, Ricardo Siracusa, alumno del Gran Master Marano, y en el año 1995 retomé, y seguí  con la misma línea del Grand Master Héctor Marano.  En ese momento, como todavía estaba con el Maestro Siracusa, me metió con un discípulo suyo, el profesor Luis Vega. Quiero creer que a partir de ese momento tomé independencia respecto a Ricardo. Si bien el nombre lo puse posterior, Escuela Eisen Argentina de Taekwondo…”

"Que se vaya “feliz” de la clase. Que lo haga crecer en salud, a nivel espiritual y mental. Mi gente viene para eso. Lo noto día a día desde los logros en lo técnico, físico y mental, como también desde lo humano. Siento el cariño genuino de cada uno. Para mí, ahí “está todo pago”"
“Que se vaya “feliz” de la clase. Que lo haga crecer en salud, a nivel espiritual y mental. Mi gente viene para eso. Lo noto día a día desde los logros en lo técnico, físico y mental, como también desde lo humano. Siento el cariño genuino de cada uno. Para mí, ahí “está todo pago””

C-M: Y de pronto nace el Haidong Gumdo, siendo hoy por hoy uno de sus pioneros nacionales…

M-E: (Se toma unos segundos para pensar la respuesta) Creo que como premio, alguien me mandó el Haidong Gumdo. No sé si  porque me porté bien, o hice bien las cosas desde mi lugar como docente, pero me llegó esta bendición de un arte marcial nuevo. ¡Todavía estoy asombrado…! No creí nunca poder estar, en esta instancia, siendo un referente de la Argentina de algo tan lindo, tan noble, con un maestro con todas las letras como lo es el  Master Abelardo Benzaquen, que me dio la posibilidad de estar en los primeros pasos del Haidong Gumdo en Argentina. Me siento todavía un niño aún en este arte, ya que estamos dando los primeros pasos.  Con el Maestro Kim, encontré un ser humano extraordinario. Y si bien el inglés no lo domino, verlo moverse y escuchar algunas palabras suyas me cautivaron. ¡Un maestro con todas las letras! Lo referencio con mis inicios en el Taekwon do, que lo inicié por su filosofía; y este Maestro me transmitió eso: sencillez, humildad, pasión, ser una gran persona… Lo mismo que aspiro transmitirles a mis alumnos.