Inauguración de tatamis internacionales

Junto al Señor Fukushima, Embajador de Japón, y autoridades municipales
Junto al Señor Fukushima, Embajador de Japón, y autoridades municipales

El  23 de setiembre a las 11:30 hs. en las instalaciones del Parque Sarmiento, junto al Señor Fukushima, Embajador de Japón, autoridades municipales y al plantel de judocas representantes, luego de la Ceremonia de Inauguración Oficial de los tatamis internacionales donados por la propia Embajada, se dio inicio a la primera clase. Fue una jornada cargada de muchísima emoción, ya que mucho se trabajó para este día.

Sustentable en el tiempo

Siempre creímos en la necesidad de llevar adelante propuestas posibles y sustentables en el tiempo. Así, entre todos, fuimos pensando nuestro propio proyecto. Son muchos los que aportaron en esto. Judocas, profesores y voluntarios, son quienes en silencio van construyendo nuestra actualidad. El Judo como objetivo y los judocas como centro operativo, fueron cristalizando el proyecto metropolitano. Los clubes siempre acompañaron con el aporte de su masa de judocas, potenciando el objetivo mediato. De a poco fuimos avanzando. Mantuvimos y apuntalamos juntos por décadas, el proyecto deportivo. Vinieron técnicos internacionales a potenciar a nuestros deportistas y técnicos. El Gobierno de la Ciudad hizo lo suyo becando anualmente a promesas deportivas, ayudando económicamente en algunos casos puntuales, entregando ropa deportiva a los judocas, etc. Recientemente concretamos una donación importante del Gobierno del Japón consistente en dos áreas internacionales homologadas de 14×14 mts y distintos materiales para el desarrollo deportivo y la creación de un Centro de Mediano Rendimiento para el Judo de la Ciudad. Pero aún no se ha terminado esta tarea, falta mucho por hacer. Nuestra Institución vela por el mantenimiento de la “Cultura Judo”, no solamente por su cara visible, la competencia.

Ahora bien, es cierto que el macroentorno en el cual la entidad  deportiva en general realiza  sus actividades impone severas limitaciones o crecientes desafíos al desarrollo de los mismos. Entonces, como dirigentes debemos preguntarnos: ¿Podemos cambiar la realidad?

Tatamis con las medidas oficiales, donadas por el Gobierno de Japon
Tatamis con las medidas oficiales, donadas por el Gobierno de Japon

Aún cuando se lograran algunos cambios (cosa difícil por otra parte) a través de una férrea suma de voluntades provenientes de muchas organizaciones deportivas y voluntariado en general, resultaría casi imposible hacerlo en su totalidad.

  • Judogis entregados a la fecha: 250 (Doscientos cincuenta).
  • Técnicos extranjeros a la fecha llegados a instruir a los judokas nacionales: 7 (Siete).
  • Judokas con beca anual del C.A.B.A. a la fecha: 12 (Doce).
  • Ayuda económica provista por la Embajada de Japón: U$S 56.000.-

Entonces: ¿Qué margen de maniobra tenemos para poder gestionar desde la realidad que se nos impone?

Y es así que llegamos al nudo de la cuestión. Debemos mirar hacia adentro y descubrir nuestros valores, es decir, nuestras riquezas reales y potenciales como entidad deportiva.

Pero antes necesitamos saber ¿Qué es el valor? Porque si de algo no debemos tener dudas, es que el cambio siempre debe realizarse de adentro hacia fuera.

En la medida en que cambiemos nosotros, no solo internamente sino también en nuestra imagen externa, así nos verán los demás.

El agradecimiento es la memoria del corazón

Lao-tse

(*)Presidente de la Federación Metropolitana de Judo – Presidente de la Asociación de Técnicos en Judo-