Sigamos creciendo

En mi trayectoria, luché mucho por el crecimiento de los umpires. Por jerarquizarlos. Y tratarlos mejor como personas y protagonistas importantísimos de cualquier torneo. El crecimiento viene de la mano del trabajo iniciado a nivel internacionalcodigo-marcial-1 por GM Wim Bos en el desarrollo de los jueces y árbitros. En la Argentina de los noventa, inclusive, era muy difícil conseguir material escrito. Si bien estaban las reglas de competencia, eran muy rudimentarias. Y había un montón de cuestiones que no estaban incorporadas, si bien el reglamento no puede contemplar todas las situaciones, con los años se mejoró mucho al respecto.

Eran muy elementales. Un poco por mi carrera de ingeniero, un poco por mi trabajo en la justicia, siempre cultivé el hábito de ampararme en las reglas. De ahí fue una búsqueda incesante del reglamento, buceando incluso en publicaciones extranjeras. Recordemos que en ese tiempo no existía internet. Y me acuerdo que allá por los noventa, el maestro Alberto Katz me facilitó unas fotocopias. Para mí fue toda una emoción por tener en las manos material “oficial”. De ese modo comenzamos a trabajar, un poco instintivamente, y siempre dando el mensaje que no importa que regla se use en una competencia, sino que se aplique el mismo criterio en todas las áreas…

En el 2000, en mi primer curso en Montevideo, Uruguay, obtuve el grado de árbitro internacional A. Fue mi debut el panamericano de Montevideo, donde trabajé muchísimas horas. Mi pasión siempre fue ser árbitro central. Una tarea que no gusta mucho, ni muchos se animan a hacer. Tenía 40 años, era V dan, y estaba toda la cúpula que en ese momento manejaba la parte deportiva de la ITF… y me comenzaron a seguir, orientar… y me hicieron un comentario que me quedo grabado, estando yo muy cansado:” Seguí, no podemos creer que un muchacho de provincia maneje así el reglamento”. Y yo pensaba: “Dios mío, estos muchachos no saben que en Chaco se había hecho un mundial y ya se había escrito mucha historia cuando ellos quizás todavía ni conocían el Taekwon-Do” … es una anécdota que cuento sin soberbia, para que sea vea como se viene remando desde aquel entonces…

codigo-marcial-2 codigo-marcial-3Mi crecimiento fue muy gradual y con mucho esfuerzo por estar en el interior. Antes del mundial de Rímini, Italia, todavía vivía el General, en el 2001, tuve el honor que me convoque el Grand Master Javier Dacak para capacitar a los jueces y árbitros de Paraguay y dirija los torneos selectivos de los competidores paraguayos para el mundial que se venía. A partir de ahí comencé a trabajar de manera oficial la escuela de jueces y árbitros en el Chaco. Solía visitar varias provincias del nordeste argentino, especialmente Misiones para dictar cursos, gente que logró mucho prestigio a nivel nacional e internacional, y no deja de sorprenderme que eso no se sepa en Buenos Aires. En el 2004 fui convocado por Grand Master Javier Dacak para ser el Director de Jueces y Árbitros del Panamericano de TKD ITF Asunción 2004. En el 2008 me convocó el maestro Raúl Sánchez para ser el Director de Jueces y Árbitros del Panamericano de Florianópolis, Brasil, cargo que finalmente no ocupé por otras cuestiones, aunque fui distinguido en ese torneo como “el árbitro más destacado”. También ahí se dictó, siendo el segundo en el mundo, el curso de jueces y árbitros internacionales (IUC) dirigido por el maestro Alberto Katz y Kurt Ottesen.

A instancias del Grand Master Marano, me incorporo en el 2008 al Comité de Jueces y Árbitros de FeTRA con los maestros Spittle y Rogers. Comencé a trabajar con ellos, luego se retiraron, primero el maestro Spittle y luego el Maestro Rogers, y en un viaje a Mar del Plata me comunican que sería el Director de jueces y árbitros de FeTRA para los selectivos del mundial de Argentina 2009. Siempre fue un gran desafío poder llegar a capacitar en Buenos Aires. Al conocer al maestro Marcelo Eisen, pude hacerlo, ya que es quien asumió el desafío de organizar los seminarios de capacitación que venimos dictando en Buenos Aires con el respaldo y aval de FeTRA. Estos seminarios también se han dictado en Rosario, Paraná, Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco… buscando transmitir no solo el reglamento, sino la actitud y las características que, considero, deben tener los jueces y árbitros.

¿Cuáles son? Fundamentalmente un profundo conocimiento del reglamento y la técnica del Taekwon-Do. El árbitro ideal sería aquel que tuvo experiencia competitiva. Que está entrenado, que está al día por que el Taekwon-Do crece día a día. Es muy importante haber sido competidor para comprender a quienes compiten. En el caso específico del árbitro de lucha, es la personalidad y firmeza de sus gestos y acciones, porque habla con su lenguaje corporal. El secreto es experiencia como practicante en el dojang, conocimiento profundo de las reglas, y el árbitro central debe tomar decisiones en decimas de segundos y no tiene tiempo de dudar.

A mí me encanta esto… pagaría hoy por estar arbitrando en un torneo. Es equivalente a la pasión del atleta.

Nuestra actualidad es muy buena, me siento parte del crecimiento de los jueces y árbitros de Argentina, porque se les abrieron las puertas a muchos chicos. Por dar una idea, en el mundial de Jesolo, Argentina fue record en la cantidad de jueces y árbitros llevados. Quien escribe presionó mucho para lograrlo. Tuve el acompañamiento del maestro Katz. Y pudimos llevar gente que en otros momentos no hubieran llegado. Mi estrategia para que fueran todos fue que Argentina tiene varias líneas técnicas: Trajtenberg, Marano, Ramisch, Grispino, mas FATI. Sin olvidar al GM Dacak que pese a estar en Paraguay, cuenta con la suya. Busquemos que estén representadas todas las líneas técnicas, al menos por uno…

Es así que salieron del listado original uno de los hermanos Leites (se ofreció para trabajar “ad honorem”, pagando sus gastos de hotel y estadía, pero estuvieron). El árbitro argentino se destaca por ser multitarea, cuenta con un excelente nivel, lo que lo hace estar muy bien considerado a nivel internacional. Cuenta con mucha pasión, y apertura mental. Podemos nombrar a Azucena Zorzon, Omar Merodio, Carlos Lorefice, Armando Villegas y chicos jóvenes como los hermanos Leites, También a Javier Leiva y Agustin Segreti, perdón si no puedo mencionar a todos, pero en ellos represento a la nueva generación de umpires argentinos que viene asomando…

Sin falsa modestia, Argentina cuenta con un nivel de jueces que está entre los más destacados a nivel mundial en este momento… mucho se avanzó desde los noventa a la fecha, ganamos en espacio, en prestigio… por eso digo: ¡Sigamos creciendo!